Parando los robos del enemigo en nuestras vidas

Juan 10:10  El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo (Jesús)  he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.

Juan 8:44 Ustedes son de su padre, el diablo, cuyos deseos quieren cumplir. Desde el principio éste ha sido un asesino, y no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira!

El 71% de suicidios en California ocurre entre hombres de 29 a 55 años 60 de edad.

Satanás está en el negocio de robar lo que no le pertenece.

Para evitar que el diablo nos robe la paz, seres queridos y destruya nuestras vidas, hay que tomar decisiones:

 

Conocer detalladamente al enemigo que nos roba.

2 Corintios 2:11 para que Satanás no se aproveche de nosotros, conozcamos sus artimañas.

Isaías 14:12-14 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.

Apocalipsis 12:9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

  1. Satanás es mentiroso y padre de mentira.
  2. Satanás anda como león rugiente buscando a quien devorar. Es tentador.
  3. Satanás trabaja en miembros de iglesias que viven una vida de maldad, de pecado constante.
  4. Satanás es principe de la potestad de las tinieblas.
    • Efesios 6:10-12 “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes .” 
  5. Satanás se transforma en un angel de luz.
  6. Satanás se manifiesta en el “amigo” que hunde el puñal por la espalda.
  7. Satanás es destructor de la fe.
  8. Satanás roba la semilla de la Palabra en nuestros corazones. Marcos 4:3-4 y 14-16.
  9. Satanás roba la semilla y se lleva nuestro gozo.
    • A muchos cristianos, el diablo  ha robado su primer amor:
    • Pregúntese: ¿Tengo en mi corazón la pasión, la energía, anhelo ferviente de recién convertido(a)?
  10. El diablo roba, destruye, mata la paz, armonía y gozo en el hogar (Robos domiciliarios).
  11. Satanás ataca hogares e iglesias porque ambos reflejan la naturaleza de Dios.
    • 1 Samuel 30:6-18 David partió con sus seiscientos hombres hasta llegar al arroyo de Besor. Allí se quedaron rezagados 10 doscientos hombres que estaban demasiado cansados para cruzar el arroyo. Así que David continuó la persecución con los cuatrocientos hombres restantes; 16los amalecitas estaban dispersos por todo el campo, comiendo, bebiendo y festejando el gran botín que habían conseguido en el territorio filisteo y en el de Judá.17 David los atacó al amanecer y los combatió hasta la tarde del día siguiente.18 David pudo recobrar todo lo que los amalecitas se habían robado, y también rescató a sus dos esposas.19 Nada les faltó del botín, ni grande ni pequeño, ni hijos ni hijas, ni ninguna otra cosa de lo que les habían quitado.20 David también se apoderó de todas las ovejas y del ganado. La gente llevaba todo al frente y pregonaba: «¡Éste es el botín de David!»
Necesitamos declararle la guerra y luchar para evitar que nos robe.
  1. Necesitamos poder de lo alto.
    • 2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
    • 2 Corintios 10:4 Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas. Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo.
  2. Necesitamos estar conectados a la “vid”, a Jesús.
    • Juan 15:4-5 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. 5Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada.
  3. Necesitamos ponernos la armadura de Dios todos los días.
    • Efesios 6:10-1710 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
  4. Necesitamos permanecer conectados a la Palabra.
    • Hebreos 4:12 Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón.
    • Salmo 119: 105 Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.
  5. Necesitamos confesar diariamente nuestros pecados.
    • Santiago 3:10...de la misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

Permita que el Espíritu Santo de Dios controle sus pensamientos, sus palabras y sus acciones.

Si ha sido vencido por algún pecado, Jesús es nuestro abogado infalible ante el Padre.