Identificando si una iglesia está “en llamas”

Hechos 4:31-33 Después de haber orado, tembló el lugar en que estaban reunidos; todos fueron llenos del Espíritu Santo, y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno.32 Todos los creyentes eran de un solo sentir y pensar. Nadie consideraba suya ninguna de sus posesiones, sino que las compartían. 33 Los apóstoles, a su vez, con gran poder seguían dando testimonio de la resurrección del Señor Jesús. La gracia de Dios se derramaba abundantemente sobre todos ellos.

Apocalipsis 2: 4-5 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

Haya sido bueno o malo, floreciente o mediocre, enfocarse en el pasado destruye el futuro.

Isaac sabía lo que se necesitaba para un sacrificio: madera, fuego y un cordero. Génesis 22:7

La mejor manera para que una iglesia tenga visitantes y haya convertidos es que los miembros inviten.

Características de una iglesia “en llamas” por y para Jesús:
  1. Llena del poder y guía del Espíritu Santo: pastor (8) y congregación (v.31).
    • Nada puede sustituir el poder del Espíritu Santo derramándose sobre una iglesia.
      • 1 Corintios 2:4-5  No les hablé ni les prediqué con palabras astutas y elocuentes, sino con demostración del poder del Espíritu, para que la fe de ustedes no dependiera de la sabiduría humana, sino del poder de Dios.
    • Jesús vino a morir y a resucitar para que las personas sean salvas creyendo en Él.
      • (v.31) Después de haber orado, tembló el lugar en que estaban reunidos; todos fueron llenos del Espíritu Santo, y proclamaban la palabra de Dios sin temor alguno.
    • Cuando Dios trabaja en una iglesia y hay resultados es porque alguien ora.
    • Toda iglesia necesita orar por el poder del Espíritu Santo manifestado en cada miembro.
    • Cuando el pastor y miembros de una iglesia cuentan con el poder del Espíritu Santo:
      • Habrá personas salvas.
      • Los cultos y la música de adoración serán inspiradores.
        • Efesios 5:18b-19 sean llenos del Espíritu. 19 Anímense unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales. Canten y alaben al Señor con el corazón,
      • Los programas de alcance evangelístico mundial sera guiados, dirigidos divinamente por Dios.  Hechos 8:29, 13:4 y 16:6-10
    • La sabiduría divina estará presente en todas las decisiones de la iglesia.
      • Hechos 15:28 Pues ha parecido bien al Espíritu Santo y a nosotros no imponer sobre ustedes ninguna carga aparte de estas cosas necesarias. DHH
    • Servir a Dios será una carga pesada si se hace “en la carne” y no con el poder del Espíritu Santo.
  2. Hay igualdad entre los miembros, armonía, unidad férrea.
    • (v.24)  Cuando lo oyeron, alzaron unánimes la voz en oración a Dios.
    • (v.32)  Todos los creyentes eran de un solo sentir y pensar.
    • Tres peligros en los que pueden caer los miembros de toda igesia:
      • Magnificar nuestra importancia.
        • 1 Corintios 1:27 para avergonzar a los sabios, Dios ha escogido a los que el mundo tiene por tontos; y para avergonzar a los fuertes, ha escogido a los que el mundo tiene por débiles.
      • Minimizar nuestra importancia.
        • Ningún servidor debe hacer de menos su importancia en el cuerpo de Cristo.
      • Colocar en el lugar equivocado nuestra importancia.
  3. El evangelismo es prioridad.
    • “El evangelismo es para  una iglesia cristiana lo que las venas son para el cuerpo humano. Donde quiera que se corte a un cristiano sangará evangelismo”. Vance Havner.
    • La medicina efectiva para una iglesia enferma es una dieta de ganar almas.
    • “Dios nunca diseñó Su iglesia para que fuera una refrigeradora para preservar una piedad perecedera, sino una encubadora de la cual salgan fortalecidos nuevos convertidos”. R.G. Lee.

Los cristianos somos pescadores de hombres llamados por Jesús, no guardianes de un acuario.

Los cristianos somos los ojos, las manos, los pies, los oidos, los labios, el corazón de Jesús en la tierra.