Lsa decisiones que tomo y las consecuencias

Mateo 25:1-13    VIDEO

  • Muchas decisiones que tome afectarán el resto de mi vida, en la tierra y en la eternidad.
  • Toda decisión que tome tendrá consecuencias en mi vida y posiblemente en las vidas de otras personas.
  • Mis decisiones ayudarán o destrozarán mi vida y la de seres queridos a mi alrededor.
  • Cada uno es responsable de la decisión que tome y las consecuencias que llegarán.
  • La mayoría de veces las decisiones que tomamos son demasiado rápidas, aceleradas.
  • No tenemos tiempo para los seres queridos, para gozar los momentos más importantes de nuestra vida.
  • Si tomamos decisiones con rapidez, no vemos las consecuencias y el resultado final de una mala decisión puede ser trágico.
  • En nuestra sociedad los errores no son fáciles de perdonar. Muchas veces NO se perdona ni se olvida.
Principios que podemos seguir antes de tomar decisiones en la vida:
  1. Toda decisión que tomemos debería tener una razón y meta bien definidas. (v.2)
    • Tomar decisiones sin importarnos los intereses de seres queridos a nuestro alrededor, NO es sabio.
    • Evitemos tomar decisiones, aquí y ahora, y sólo porque “así lo quiero yo y qué”.
    • Toda decisión tomada debe tener un objetivo en mente.
    • Cuando tomemos una decisión, dice Jesús, debemos pensar cómo y cuánto afectará el Reino de los cielos.
    • Para un cristiano, toda decision debe ser hecha pensando en agradar a Jesús.
  2. Toda decisión que se tome debería ser parte de una estrategia, de un plan.  (v.2-4)
    • Si el Reino celestial es su máximo objetivo y destino final, necesita tomar decisiones como parte de la estrategia.
    • Para entrar al cielo, todos tenemos las mismas posibilidades y todos hemos sido invitados. La decisión es personal.
  3. Toda decisión cuenta con una aprobación y un rechazo. (v.5-13)
    • Su decisión debe ser aprobada si usted quiere entrar al cielo.
    • Nadie puede decidir por nadie cuando se trata de la salvación. Cada uno decide creer o no creer en Jesús.
    • La vida está llena de decisiones y cada decisión tiene consecuencias.
    • Las consecuencias de su decisión le afectará a usted y personas a su alrededor.
Si el Espíritu Santo le dice que la decisión que tomó o tomará no es correcta, sea humilde y corrija y haga sonreir a Jesús.