La fundación de Dios para fortalecer mi familia

1 Corintios 13:1-13

VIDEO

No hay una sola familia que no haya tenido o esté atravesando problemas.

“Después de mi relación con el Señor Jesús, la relación con mi esposa es la más importante en mi vida.” – Pastor Tony López

Toda familia puede ser más saludable y feliz, si se construye y se sostiene con el amor de Dios como fundación.
Realidades de  una fundación sólida en la familia, en el hogar:
  1. Hay que tener el amor de Dios en nuestros corazones.
    • (v.1-3) Si hablo las lenguas de los hombres y aun de los ángeles, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. 2 Y si tengo el don de profecía, y entiendo todos los designios secretos de Dios, y sé todas las cosas, y si tengo la fe necesaria para mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada. 3 Y si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y aun si entrego mi propio cuerpo para tener de qué enorgullecerme, pero no tengo amor, de nada me sirve.
    • No es suficiente una buena comunicación, conocimiento, una gran fe, ser dadivoso.
    • “Amor NO es dar el 50% en el hogar. Amor es hacer lo que tenga que hacerse para que mi cónyuge sea feliz sin esperar nada a cambio.”
  2. No hay manera de superar el amor de Dios.
    • (v.4-7) El amor es paciente y bondadoso. El amor no es envidioso. No es presumido ni orgulloso. El amor no es descortés ni egoísta. No se enoja fácilmente. El amor no lleva cuenta de las ofensas. No se alegra de la injusticia, sino de la verdad. El amor acepta todo con paciencia. Siempre confía, nunca pierde la esperanza. Todo lo soporta. PDPT
    • Un poquito de paciencia, de bondad, de amabilidad, de buen trato puede hacer maravillas.
    • Un pequeñísimo acto de bondad cambió y puede cambiar la vida de una persona.”
    • El amor de Dios no mantiene una lista de los errores (míos y suyos), no juzga y no desconfía.
    • En la familia, los esposos debemos parar de criticar y señalar constantemente los errores.
    • Una palabra de aliento, un elogio un “gracias”, tiene más poder que criticar y juzgar.
    • Dios desea que en el hogar los esposos se traten con el amor perfecto de Dios.
  3. El amor de Dios jamás se detiene, jamás cambia.
    • Jeremías 31:3 Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.
  4. La salvación NO es posible sin el amor de Dios. No hay salvación sin el amor de Dios.
    • (v.8-12) El amor no tiene fin. Algún día, el don de profetizar cesará. El don de hablar en lenguas se acabará. El de conocimiento se terminará. 9 Ahora sólo en parte conocemos y profetizamos, 10 pero cuando venga lo perfecto, todo lo que es en parte se acabará. 11 Cuando era niño hablaba como niño, pensaba como niño y razonaba como niño. Pero ya de adulto, dejé de comportarme como niño. 12 Sucede lo mismo con nosotros. Ahora vemos todo como el reflejo tenue de un espejo oscuro, pero cuando llegue lo perfecto, nos veremos con Dios cara a cara. Ahora mi conocimiento es parcial, pero luego mi conocimiento será completo. Conoceré a Dios tal como él me conoce a mí.
    • Juan 3:16 Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo único para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
    • El amor de Jesús es más fuerte que cualquier problema que enfrentemos. Él nunca nos dejará.
      • (v.13) Ahora permanecen estas tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero el más grande de todos es el amor.
    • Jesús estará con nosotros en medio de nuestro gozo penas, aflicciones.
    • Jesús nos dará sabiduría, valor y fortaleza.
    • El amor de Jesús es más fuerte que cualquier error que hayamos cometido.
    • No hay manera de hacer que Jesús  no nos ame o nos ame menos. Nos ama con un amor incondicional.
Hoy, haga del amor de Dios la fundación de su vida, de su familia y de todas las áreas  de su vida.