Celebrando a lo grande como los Warriors

Nehemías 2: 9-20 Cuando llegué ante los gobernadores al oeste del Éufrates, les entregué las cartas del rey, quien además había enviado conmigo una escolta de caballería al mando de jefes del ejército. 10 Pero cuando supieron esto Sambalat el de Horón y Tobías, el funcionario amonita, se disgustaron mucho porque había llegado alguien interesado en ayudar a los israelitas. 11 Llegué por fin a Jerusalén. Y a los tres días de estar allí, 12 me levanté de noche, acompañado de algunos hombres, pero sin decir a nadie lo que Dios me había inspirado hacer por Jerusalén. No llevaba yo más cabalgadura que la que montaba. 13 Aquella misma noche salí por la puerta del Valle en dirección a la fuente del Dragón y a la puerta del Basurero, e inspeccioné la muralla de Jerusalén, que estaba derrumbada y sus puertas quemadas. 14 Luego seguí hacia la puerta de la Fuente y el estanque del Rey; pero mi cabalgadura no podía pasar por allí. 15 Siendo todavía de noche, subí a lo largo del arroyo, y después de haber inspeccionado la muralla, regresé entrando por la puerta del Valle. 16 Los gobernantes no sabían a dónde había ido yo, ni lo que andaba haciendo. Tampoco había yo informado hasta entonces a los judíos, es decir, a los sacerdotes, nobles, gobernantes y demás personas que habían de participar en la obra. 17 Así que les dije: —Ustedes saben bien que nos encontramos en una situación difícil, pues Jerusalén está en ruinas y sus puertas quemadas. Únanse a mí y reconstruyamos la muralla de Jerusalén, para que ya no seamos objeto de burla. 18 Y cuando les conté la forma tan bondadosa en que Dios me había ayudado y las palabras que me había dicho el rey, ellos respondieron: — ¡Comencemos la reconstrucción! Y con muy buen espíritu se animaron unos a otros. 19 Pero cuando lo supieron Sambalat el de Horón, Tobías el funcionario amonita, y Guésem el árabe, se burlaron de nosotros y nos dijeron con desprecio: — ¿Qué se traen ustedes entre manos? ¿Acaso piensan rebelarse contra el rey? 20 Pero yo les contesté: —El Dios del cielo nos dará el éxito. Nosotros, sus siervos, vamos a comenzar la reconstrucción, y ustedes no tienen parte, ni derecho, ni memoria en Jerusalén. VIDEO

Dios tiene registro de nuestras obras: 

  • Salmo 56: 8 Tú llevas la cuenta de todas mis angustias y has juntado todas mis lágrimas en tu frasco; has registrado cada una de ellas en tu libro. NTV
  • Salmo 139: 16 Tus ojos vieron mi cuerpo en formación; todo eso estaba escrito en tu libro. Habías señalado los días de mi vida cuando aún no existía ninguno de ellos. DHH

Pregúntese ¿Cómo está mi hogar, mi vida, mi ministerio (“mi selección”)?  

Dios no habla a nadie que NO ora, que no conversa con Él.
Fórmulas para triunfar y/o  para reconstruir lo caído:
  1. Aceptar que mi vida no está como quisiera. (v.17)
    • Actúe. “…me levanté…” (v.12)
    • Hay que analizar la situación antes de reconstruir y clamar. (v.12-15)
  2. No permitir que la gente del mundo se ría, se burle de mí. (v.16-17)
    • Se gane o se pierda hay que luchar como equipo.
      • Gálatas 5:15 Pero si ustedes siguen atacándose y haciéndose daño unos a otros, van a terminar por destruirse entre ustedes mismos. PDPT
  3. Apoyar, defender la unidad por el bien común. (v.18)…“levantémonos y edifiquemos”…
    • No hay que desanimarse con quienes sólo consumen o que son sólo espectadores.
    • Nehemías enseña que NO hay ministerios de una sola persona.
    • Hay que motivar a cada obrero para hacer su trabajo más fácil.
      • Se necesitaron  dos años y medio para reconstruir las murallas de Jerusalén.
      • Los hogares y las iglesias NO se destruyen ni se reconstruyen en un día.
      • Levantar una muralla requiere de muchos ladrillos. ¿En cuál sección estoy yo?
  4. Se necesita de muchos desvelos y esfuerzo para reconstruir vidas, hogares, ministerios. (v.11, 13 y 15)
    • Dios es deshonrado con un hogar cristiano o iglesia en ruinas.
  5. No dejar que las fuerzas enemigas nos ganen el valor. (v.19)
    • Servidores: tendremos enemigos, oposición externa e interna.
  6. Creer en que el triunfo viene. (v.20)
    • Tres seguridades a los servidores y matrimonios cristianos en lucha:
      • Dios está con nosotros. (v.20ª)
      • Dios puede contar con nosotros. (20b)
      • Espere críticas si está teniendo éxito. (v.20c)
  7. Mantener su mente en todo lo valioso que está en juego.
    • Nehemías 4: 14 y 17 Después miré, y me levanté y dije a los nobles y a los oficiales, y al resto del pueblo: No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible, y pelead por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas. 17 Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra, y en la otra tenían la espada.
Yo, usted y Jesús somos mayoría. Y si Dios es por y con nosotros ¿Quién contra nosotros?