Una madre/esposa a todo dar

Proverbios 31:10-31 28 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; y su marido también la alaba:…VIDEO

Cualidades de una madre/esposa ejemplar:

  1. Su esposo tiene en ella una confianza absoluta en todo.
    • El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias.” (v.11)
  2. Un amor y esfuerzo innegables por el bienestar de su hogar.
    • Es laboriosa incansable. (vrs. 13-15, 22 y 24)
    • Tiene extremo cuidado de la ropa que se ponen su esposo e hijos.
      • Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.” (v.21)
  3. Cuidado al máximo en lo que sale de sus labios.
    • Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua.” (v.26)
  4. Es una mujer de carácter bien templado, de virtudes morales extraordinarias.
    • Fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo por venir.” (v.25)
  5. Es una mujer que contribuye a que su esposo sea respetado en la comunidad.
    • Su marido es conocido en las puertas, cuando se sienta con los ancianos de la tierra.” (v.23)
  6. Es realista y no se obsesiona con la belleza física temporal.
    • “Engañosa es la gracia, y vana la hermosura;…”(v.30)

Una madre/esposa con estas cualidades debe ser felicitada y alabada

  1. Por el esposo.
  2. Por los hijos que DEBEN honrarla siempre.

Una madre además de todas las cualidades mencionadas:

  1. Debe ser amiga confiable de sus hijos.
  2. Debe ser una guerrera de oración
    • Por su hogar.
    • Por su esposo (para que no caiga en tentación, por trabajo,
    • Porque ella sea siempre la ayuda ideal.
    • Por sus hijos.
  3. Debe ser una buena suegra. (Libro de Rut)
    • Tratando de llevarse bien con la nuera.
    • No interviniendo en los asuntos internos del hogar de su hijo(a).
    • Ayudar, cuando pueda y quiera en el cuidado de los nietos y supliendo alguna necesidad del hogar de su hijo(a).
  4. Debe ser una abuela y/o madre influyente en los nietos o hijos para que conozcan y amen a Jesús.

Si no es cristiana, la madre o abuela debería entregarse a Jesús para la salvación de su alma.