Para los “canositos” y para quienes llegarán a viejos

Juan 21: 18  “Y ahora te aseguro que cuando eras más joven podías vestirte tú solo la ropa e ir adonde querías; pero cuando llegues a viejo extenderás las manos y otro será quien te vista y te lleve incluso adonde no quieras ir.” VIDEO

Proverbios 20:29La gloria de los jóvenes es su fuerza, Y la hermosura de los ancianos es su vejez.”

Pensamiento: “En la vejez, ya no queda mucho, pero lo poco que queda es mucho”.

*Da tristeza llegar a viejos y NUNCA haber hecho nada, absolutamente nada en la vida.

Reflexiones sobre la vejez para quienes hemos llegado y para quienes llegarán

  1. Aceptemos que para muchos hay temores al envejecer
    • Temor a la impotencia.
    • Temor al abandono y la soledad.
    • Temor a la pérdida de la belleza física.
    • Temor a la incomprensión.
    • Temor a las constantes enfermedades.
    • Temor a hacer el ridículo, tanto en casa como en público
    • Temor a convertirnos en una carga.
      • Salmo 71: 9No me deseches en el tiempo de la vejez; cuando mi fuerza se acabare, no me desampares…” (RV)  “No me rechaces cuando llegue a viejo; no me abandones cuando me falten las fuerzas”. (NVI)
    • Temor a no haber alcanzado sueños.
  2. Cuando envejecemos hay ventajas enormes: las pasiones y lujurias juveniles disminuyen o desaparecen. 2 Timoteo 2: 22Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con aquellos que con un corazón limpio invocan al Señor.”
    • Las enemistades, los pleitos, las revanchas, las rivalidades ya son historia.
    • Los compromisos económicos se acabaron.
    • El guardarropa es más pequeño.
    • Las pasiones y lujurias juveniles desaparecen.
    • Llegan los descuentos, cortesías, etc.
    • La memoria se refresca sobre cosas del pasado.
    • La preciosidad de ver y gozar los nietos, biznietos.
    • La vejez es también fuente de grandes bendiciones
    • El día de nuestro encuentro con Dios, de ver el rostro de Cristo está más cerca
      • 2 Timoteo 4: 6En lo que a mí respecta, no me queda mucho tiempo, pues dentro de poco habré de entregar mi vida en sacrificio.”
  3. Al fin, tendremos tiempo para estar en la iglesia.
  4.  El día de nuestra redención está más cerca
  5.  El día de escapar de nuestro cuerpo tan limitado está cada día más cerca.

Con Cristo y en Cristo, espere la vejez o viva la vejez con gozo.

Pregúntese: ¿Estoy preparado(a) para el encuentro con Jesús si el final de mi jornada fuera hoy?