Un amor como no hay otro

Juan 3:16Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Verdades del amor más grande, más sublime, más hermoso:

  1. El amor de Dios es universal. (“amó Dios al mundo” v.16a)
    • Los padres NO deben jamás condicionar su amor a los hijos
    • El amor de Dios NO es exclusivo sino inclusivo e individual.
    • Juan 1:12-13Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.
    • El amor de Dios incluye perdón absoluto, misericordia, compasión y gracia.
  2. El amor de nuestro Dios es sacrificial.
    • Dios, es el dador por excelencia. En Su nombre aparece el verbo DAR: Dios.
  3. El amor de Dios es inigualable, incomparable. (“a su unigénito Hijo…” v.16b)
    • Usted vale muchísimo para Dios. Jesús murió para pagar sus pecados y regalarle vida eterna.
  4. El amor de Dios es personal. Nadie puede creer por usted. (“todo aquel que en El crea…” v.16c)
    • Dios puede vivir en cualquier parte del universo pero escogió su corazón porque El está loco de amor por usted.
  5. El amor de Dios es accesible para todos. (“para que todo aquel que en El crea…”)
    • El único requisito es creer en Sus promesas, en Su amor eterno
    • “Nadie es tan malo ni tan bueno que no tenga cabida en el corazón de Dios”. Tito 2:11Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres”.
  6. El amor de Dios NO juzga, NO condena. (“…no se pierda, sino que tenga vida eterna.”)
    • Juan 3:17Dios no envió a Su Hijo a condenar al mundo sino a que el mundo (usted) sea salvo por Él
    • Génesis 3:21Dios el Señor hizo ropa de pieles de animales para que el hombre y su mujer se vistieran,…
  7. El amor de Dios es beneficioso hoy y garantía de vida eterna. (…mas tenga vida eterna…)
    • Dios, por amor, envió a Jesús a morir en la cruz para que todo el que cree vaya al cielo. Los brazos de Jesús todavía están abiertos.
    • Juan 3:18El que cree en el Hijo de Dios, NO es condenado, pero el que NO cree, ya ha sido condenado por NO creer en el Hijo unigénito de Dios.