LA NOCHE QUE EL CIELO VISITO EL PLANETA TIERRA

santa is not christmas

LA NOCHE QUE EL CIELO VISITO EL PLANETA TIERRA

Rigoberto Alfredo Galvez Castro

Isaías 9:6

“6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”

Lucas 2:

“9 Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. 10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: 11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.”

¡No fue SANTA CLAUS! quien llegó a la ciudad.

…Bueno, Jesús pasó a través de esta tierra de hace 2.000 años y el mundo nunca ha sido el mismo. Ahora, tendríamos que admitir que la Navidad ha sido arruinada y pervertida por un mundo incrédulo. Parece que la alabanza ha dado paso a la fiesta, el Salvador ha dado paso a Santa Claus, la Gloria ha sido intercambiada por regalos y las inclinaciones reverenciales han sido reemplazadas por moños de regalos. Año tras año la navidad se convierte en algo más confuso para el mundo en que vivimos a medida que adoptamos –como sociedad- una mentalidad carnavalera. Pero, me gustaría recordar en esta mañana que la Navidad es un conjunto mucho más que cajas, lazos y cintas y papel de regalo. Es más que arbolitos, guirnaldas y luces. Es ciertamente más que renos, tejados con nieve y Jo, Jo, Jo. Definitivamente es más que una oportunidad comercial para subir las ventas en el bullicio y escándalo de la ciudad. Sé muy bien que la gente hará lo que les plazca y van a seguir todas sus tradiciones de Navidad, pero me gustaría recordarles a todos bajo el sonido de mi voz, hoy que no era Santa Claus quien vino a la ciudad en la primera Navidad. Permítanme refrescar la verdadera historia sobre lo que realmente sucedió en el primer día de Navidad. (Palabra derivada del latín “NatiVitaTe” Natividad = o nacimiento de la vida para ti)

  1. DECRETO PROVIDENCIAL v1-5 1  Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado.

Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria.

E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.

Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David;

para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta.”

(César Augusto emitió su decreto para los impuestos, no como una coincidencia afortunada que resultaron en Jesús naciendo en Belén. Tampoco fue un mero inconveniente para el pueblo de Israel. Por el contrario, fue la providencia divina que causó este decreto imperial).

  1. La promesa – Miqueas 5:2 – Miqueas declaró que el Mesías nacería en Belén! Esta promesa fue dada 700 años antes del nacimiento de Cristo y predijo su ciudad natal. (Ill. Muchos en el tiempo de Jesús no entendían – John 1:46; John 7:41-42.)

Miqueas 5:2 “Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.”

Juan 7:41-42 “41 Otros decían: Este es el Cristo. Pero algunos decían: ¿De Galilea ha de venir el Cristo?

42 ¿No dice la Escritura que del linaje de David, y de la aldea de Belén, de donde era David, ha de venir el Cristo?”

  1. el problema – dijo el Profeta que El Mesías vendría de Belén, pero José y María vivían en Nazaret. Probablemente nunca paso por sus mentes ir a Belén. (El viaje era duro y traicionero en esos días. Un viajes de 80 millas habría sido muy difícil para una mujer encinta).(Ill. José fue de la casa de David, Lucas 1:27, Belén era la ciudad de David. Dios dispuso todas estas cosas para asegurarse de que su hijo nacería en el lugar correcto en el momento adecuado). (Ill. Incluso usó a un emperador pagano para hacer su voluntad)
  2. PROMETIDA ENTREGA v. 6-7 “Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento.

Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.”

  1. el lugar de su nacimiento / natividad – Ill. El pesebre, una posada. El rey de Reyes nació en un pesebre. ¿Por qué? Por dos razones.

1.) la razón inmediata: para que algunos pastores viejos podrían encontrarlo.

2.) la razón eterna: que algunos viejos pecadores podrían ser capaces de identificar con él y acercarse a él para salvación. (No espacio en la posada – habla del resto de su vida – John 1:11. “11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.” Muchos aún tienen cabida para él en sus vidas hoy! ¿Verdad – John 1:12.) “12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”;

  1. el cuadro en su nacimiento – En Mantillas y Pañales, Estas envolturas de bebé prefiguran su muerte y entierro. ¿Por qué vino Jesús? Él vino a morir por nosotros. Así es, Por usted y por mí.
  2. el propósito en su nacimiento – (Ill. John 19:37) “37 Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.” El propósito en este nacimiento fue la salvación del alma del hombre. Jesús fue un bebé que nació para morir. (Ill. Había sido la expectativa de la humanidad desde la caída en el jardín de Edén – Génesis 3:15. “15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.” Cada cordero, Carnero, cabra, aves, etc., que había sido sacrificada a través de las edades señalan hacia este nacimiento especial.)

(Ill. Es por eso: Noé construyó un arca, Abraham construyó un Altar, Moisés construyeron un tabernáculo, Salomón construyó un templo, Dios construyó una colina llamada calvario!) (Ill. Llegó para ser nuestro Salvador –Hubo un gran propósito – usted y yo! Por dicha razón el apóstol Pablo escribe: Filipenses 2:5-11 dice: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”

El verdadero Mensaje de la navidad es que Jesucristo es El Señor.

III. PRESENTACIÓN PODEROSA  v. 8-20  “Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.  10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:  11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. 12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. 13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: 14 !!Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! m 15 Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 16 Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. 17 Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. 18 Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. 19 Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. 20 Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.”

(En el nacimiento de Jesús, el poder de Dios estaba desfilando ante los ojos de los hombres).

  1. v. 8-12 – el poder de la gracia de Dios – Los pastores eran marginados por la sociedad como vil y sucios; proscritos por la religión como contaminado y no apto para adorar. Sin embargo, ellos fueron elegidos por Dios para oír el primer anuncio de nacimiento… Qué apropiado que los hombres que criaban a los corderos para los sacrificios del templo fueron los primeros en conocer el cordero de Dios. (Ill. Dios llegó allí primero por pura gracia – Efesios 2:8-9) “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.”
  2. v. 13-14 – el poder de la gloria de Dios –13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: 14 !!Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!”

Ill. La alabanza pura de los Ángeles. Lo elogiaron porque están programadas para hacerlo. Nosotros debemos alabarle debido a que Él es y lo que ha hecho por nuestras almas! (Ill. Los Ángeles alabaron a Dios en la creación – trabajo regocijáramos; como vieron sus obras maravillosas, alabaron a él – Apocalipsis. 7:11-12 “11 Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, 12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.”

. Ahora, cuando ellos verán a Dios Bajar del trono y nacer como un bebé en carne humana, su canción alcanza nuevas alturas.) Si puede alabarle por lo que pueden ver Dios hace, entonces nosotros debemos alabarle por lo que ha hecho en nuestros corazones – Psa. 40: 1-2.         “Pacientemente esperé a Jehová,     Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso;Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.”

Canto: “qué bueno es el Señor, que me ha dado la vida”.

 

  1. v. 15-20 – el poder de Dios –15 Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado.

16 Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

17 Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño.

18 Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.

19 Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

20 Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.”

Ill. Los pastores vinieron y adoraron al bebé y para siempre cambió por su encuentro con Jesús. Salieron de la curiosidad y se fueron regocijándose en la gloria de la vida eterna. Llegaron preguntando lo que encontrarían, y dejaron el lugar siendo testigos de lo que habían encontrado. (Ill. El poder de Dios para cambiar vidas es glorioso – 2 Cor. 5:17.) “17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”

Conclusión: ¿Qué busca esta Navidad? Si es algo material que se muere por tener, entonces probablemente será decepcionado, incluso si lo entiende. Si, sin embargo, si buscan al Cristo de la Navidad, no se decepcionará. Aún puede ser encontrado por todos los que le buscan, y todavía cambia a todos aquellos que lo conozcan. No, no es Santa Claus que llegó a la ciudad en la primera… Navidad. ¡Fue Jesús! CRISTO VIVE, Él Está todavía aquí, buscando al que tienen lugar para él en sus vidas. (Ill. Jesús ya no regresara a la posada, el habita en los corazones de los que le buscan en Espíritu y en Verdad!)